Cuidado en grupos pequeños

Descargue el artículo, Cuidado en Grupos Pequeños.

Artículo - Cuidado en Grupos Pequeños

Child care provider reading to children. Utilice este recurso para comunicar la importancia del cuidado en grupos pequeños para bebés y niños pequeños. Promoverá las prácticas programáticas esenciales para garantizar la calidad dentro de los programas de cuidado infantil familiar y programas basados en un centro que atienden a bebés y niños pequeños.

Justificación

El cuidado de alta calidad con base en la relación es vital para el desarrollo del cerebro, la regulación emocional y el aprendizaje en la primera infancia (Centro para el Niño en Desarrollo, 2012). El Programa para el Cuidado de Bebés y Niños Pequeños recomienda seis prácticas programáticas esenciales como marco para el cuidado con base en la relación. Una de estas es el cuidado en grupos pequeños: la práctica según la cual los cuidadores primarios cuidan a los bebés y niños pequeños en grupos separados, lo que crea un entorno íntimo para las interacciones, las rutinas de cuidado y la exploración (Lally y Mangione, s.f.).

El cuidado en grupos pequeños con una proporción baja entre adultos y niños apoya los entornos de cuidado temprano de calidad y las interacciones positivas entre cuidadores y niños (Schmit y Matthews, 2013). El cuidado en grupos pequeños también fomenta vínculos seguros entre los bebés y sus cuidadores, los cuales son esenciales para un desarrollo socioemocional saludable (Ahnert et al., 2006).

Los grupos pequeños, como se definen para los programas basados en un centro, pueden incluir hasta seis bebés (menores de 12 meses de edad) con una proporción entre adulto y niño de 1:3. Para los niños pequeños (de 13 a 36 meses) se recomiendan grupos de no más de ocho integrantes con una proporción entre adulto y niño de 1:4. El tamaño de grupo recomendado en el cuidado infantil familiar o basado en el hogar es un cuidador para no más de seis niños, de los cuales no más de dos sean menores de 2 años (Academia Estadounidense de Pediatría et al., 2011). Los grupos pueden estar compuestos por niños de la misma edad o de diferentes edades.

¿Por qué es importante el cuidado en grupos pequeños para los bebés y los niños pequeños?

  • El cuidado en grupos pequeños aumenta las oportunidades para las interacciones uno a uno y el cuidado individualizado (Raikes y Edwards, 2009).
  • La intimidad del cuidado en grupos pequeños permite que los bebés y niños pequeños aprendan, entiendan y desarrollen relaciones afectuosas con los adultos y otros niños (Lally et al., 2010).
  • Los bebés y niños pequeños necesitan el apoyo de un adulto para regular los estímulos ambientales y se benefician de espacios separados que limitan el contacto con otros grupos. El cuidado en grupos pequeños ayuda a regular los estímulos ambientales (Tarullo et al., 2009).
  • El cuidado en grupos pequeños ofrece a los cuidadores la oportunidad de brindar atención personalizada, prestar apoyo durante las interacciones sociales y modelar intercambios pacíficos que promuevan el desarrollo de relaciones íntimas (Lally, 2013).
  • La proporción baja entre adultos y niños y los grupos pequeños son fuertes predictores del aumento en las interacciones positivas del personal (Kreader et al, 2005).
  • En el cuidado en grupos pequeños hay menos distracciones y menos sobreestimulación para los bebés y niños pequeños y sus cuidadores, lo que favorece un entorno de calidad (Lally et al., 2010).

¿Cómo promueve el cuidado en grupos pequeños los resultados positivos en el niño?

  • Los cuidadores que trabajan con grupos pequeños de bebés y niños pequeños tienen más probabilidades de ofrecer actividades apropiadas para el nivel de desarrollo y facilitar el desarrollo cognitivo y lingüístico (Lally et al., 2010; McMullen y Dixon, 2009).
  • Las interacciones receptivas que son respetuosas con las necesidades e intereses de cada niño propician el desarrollo emocional saludable y la autorregulación, en un entorno que permite que los bebés y niños pequeños se concentren (Lally et al., 2010; Tarullo et al., 2009).
  • El cuidado en grupos pequeños facilita en los bebés y los niños pequeños las relaciones significativas con sus compañeros, y les brinda la oportunidad de resolver problemas y descubrir su mundo (Lally et al., 2010).

Planificar para implementar el cuidado en grupos pequeños en entornos diversos de cuidado infantil

Meta: Programas de cuidado de alta calidad para bebés y niños pequeños, para niños en grupos pequeños con una proporción baja entre adultos y niños. 

  • Implementar una guía escrita para respaldar el cuidado en grupos pequeños en todo el programa. Esta guía incluye manuales para el personal y la familia que comparten la importancia y las prácticas para el cuidado en grupos pequeños, según lo define la Academia Estadounidense de Pediatría.
    • Emplear los criterios para los programas de cuidado infantil familiar y los programas basados en un centro, que se establecen arriba, en la sección de Justificación.
    • Las políticas y la planificación de las instalaciones permiten a los adultos mantener de manera uniforme y al largo del día el tamaño recomendado de los grupos, ya sea en interiores o al aire libre.
    • Diseñar políticas escritas que describan un sistema de grupos pequeños con bajas proporciones, que mantengan a los niños con el mismo cuidador primario todo el tiempo que dure su inscripción, hasta los 3 años de edad.
  • Crear descripciones de cargo para los cuidadores de bebés y niños pequeños que abarquen las expectativas para el desarrollo de relaciones de cuidado primario con un grupo pequeño de niños.
  • Asistir, crear o abogar por el desarrollo profesional sobre los conceptos y la implementación del cuidado en grupos pequeños. Apoyar las conversaciones en curso con el personal administrativo de cuidado infantil familiar o del centro para mantener grupos pequeños y una proporción baja entre adultos y niños.
  • Emplear un proceso de revisión intencional para fortalecer continuamente la práctica del cuidado en grupos pequeños en todo el centro o el programa de cuidado infantil familiar.

Referencias

Ahnert, L., Pinquart, M., & Lamb, M. E. (2006). Security of children’s relationships with nonparental care providers: A meta-analysis. Child Development, 77, 664–679. https://doi.org/10.1111/j.1467-8624.2006.00896.x

Asociación Estadounidense de Pediatría, Asociación Estadounidense de Salud Pública y Centro Nacional de Recursos para la Salud y Seguridad en el Cuidado Infantil y la Educación Temprana (2011). Caring for our children: National health and safety performance standards; Guidelines for early care and education programs (3rd ed.).

Centro para el Niño en Desarrollo.(2012). Executive function: Skills for life and learning [InBrief summary]. http://developingchild.harvard.edu/resources/inbrief-executive-function/

Kreader, J. L., Ferguson, D., & Lawrence, S. (2005). Infant and toddler child care quality. . Centro Nacional para Niños en Situación de Pobreza). http://www.nccp.org/publications/pub_626.html

Lally, J. R. (2013). For our babies: Ending the invisible neglect of America’s infants. WestEd; Teachers College Press.

Lally, J. R., & Mangione, P. L. (n.d.). About the Program for Infant/Toddler Care.. WestEd Departamento de Educación de California. Tomado el 10 de junio de 2020, from https://www.pitc.org/about

Lally, J. R., Torres, Y. L., & Phelps, P. C. (2010). How to care for infants and toddlers in groups: Developmentally appropriate practice. Tomado el 10 de junio de 2020 de https://www.zerotothree.org/resources/77-how-to-care-for-infants-and-toddlers-in-groups

McMullen, M. B., & Dixon, S. (2009). In support of a relationship-based approach to practice with infants and toddlers in the United States. In J. Brownlee (Ed.), Participatory learning and the early years (pp. 109–128). Routledge.

Raikes, H., & Edwards, C. (2009). Extending the dance in infant and toddler caregiving. Paul H. Brookes Publishing Company, Inc.

Schmit, S., & Matthews, H. (2013). Better for babies: A study of state infant and toddler child care policies. . Centro para la Ley y la Política Social.

Tarullo, A. R., Obradovic, J., & Gunnar, M. R. (2009). Self-control and the developing brain. Zero to Three. https://www.researchgate.net/publication/303230063_Self-control_and_the_developing_brain