Cuidado culturalmente apropiado

Descargue el artículo, Cuidado culturalmente apropiado.

Artículo - Cuidado culturalmente apropiado

Parent holding child next to child care provider.Utilice este recurso para comunicar la importancia del cuidado culturalmente apropiado. Promoverá prácticas programáticas esenciales para garantizar la calidad en el cuidado infantil familiar y los programas en centros que atienden a bebés y niños pequeños.

Justificación

El cuidado de alta calidad con base en la relación es vital para el desarrollo del cerebro, la regulación emocional y el aprendizaje en la primera infancia (Centro para el Niño en Desarrollo, 2012). El Programa para el Cuidado de Bebés y Niños Pequeños recomienda seis prácticas programáticas esenciales como marco para el cuidado con base en la relación. Una de estas prácticas es el cuidado culturalmente apropiado: la práctica de cuidar a los niños de familias culturalmente diversas de maneras que sean coherentes con sus prácticas y valores hogareños (Lally y Mangione, s. f.).

Los cuidadores dan un paso importante hacia la práctica del cuidado culturalmente apropiado cuando se asocian con las familias para aprender sobre las prácticas de cuidado y los rituales culturales de los hogares de los niños, y luego usan esta información como base para las interacciones y las rutinas de cuidado (Derman-Sparks, 2013). El cuidado que se conecta con las experiencias hogareñas de los bebés y los niños pequeños les brinda una idea de quiénes son y les permite valorar las culturas de sus hogares (Virmani y Mangione, 2013). Apoyar el cuidado regular en el hogar y en los entornos de cuidado infantil apoya el desarrollo saludable de los bebés y niños pequeños y prepara el escenario para el aprendizaje integrado (Derman-Sparks, 2013; Consejo Nacional de Investigación, 2000).

¿Por qué es importante el cuidado culturalmente apropiado en los bebés y niños pequeños?

  • Honrar la diversidad fortalece las relaciones con las familias y los niños, lo que mejora la calidad del cuidado y la educación (Virmani y Mangione, 2013).
  • Cuando un cuidador receptivo forja relaciones con un bebé, mejora la capacidad de este para confiar y buscar apoyo (Howes y Spieker, 2008).
  • La cultura es la piedra angular de la identidad (Lally, 1995).
  • Entablar relaciones con las familias y verlas como socias es esencial para proporcionar una experiencia de cuidado culturalmente apropiado y de alta calidad en los bebés y niños pequeños. (Raikes y Edwards, 2009).
  • El cuidador primario brinda la oportunidad de relacionarse con las familias. Las relaciones fuertes hacen que sea más fácil para las familias compartir creencias, rituales y rutinas que son valiosas en su cultura de origen (Gilford et al., 1993).

¿Cómo promueve el cuidado culturalmente apropiado los resultados positivos en el niño?

  • El cuidado culturalmente apropiado respeta la forma en que cada bebé se comunica y apoya el desarrollo lingüístico (Centro para el Niño en Desarrollo, s.f.; Estudio sobre el Cuidado Infantil Temprano y el Desarrollo Juvenil del Instituto Nacional de la Salud Infantil y Desarrollo Humano, 2005).
  • Los niños que comprenden sus propias culturas desarrollan un sentido de pertenencia, historia personal y seguridad, al saber quiénes son y de dónde proviene su familia. Estas cualidades aumentan su capacidad para desarrollar una comprensión respetuosa de otras perspectivas culturales (Lally, 1995).
  • Aprendemos a comunicarnos y a entender nuestro mundo a través de la cultura en la que vivimos (Ray, 2015).
  • Las políticas y los servicios culturalmente apropiados apoyan el aprendizaje y el desarrollo de bebés y niños pequeños (Consejo Nacional de Investigación e Instituto de Medicina, 2000).

Planificar para implementar el cuidado culturalmente apropiado en diversos entornos de cuidado infantil

Meta: Programas de alta calidad para bebés y niños pequeños que proporcionen cuidado culturalmente apropiado a los niños y sus familias. .

  • Implementar una guía escrita que respalde la continuidad del cuidado culturalmente apropiado en todo el programa. Esta guía incluye manuales para el personal y la familia que compartan la importancia de la respuesta cultural, así como las prácticas al respecto.
  • Crear descripciones de cargo para los cuidadores de bebés y niños pequeños que incluyan las expectativas para las prácticas del cuidado culturalmente apropiado. Estas expectativas abarcan examinar los valores y las creencias propias, forjar relaciones con las familias, aprender sobre sus culturas de origen y rutinas de cuidado, e integrar las experiencias de cuidado en el hogar en la práctica diaria.
  • Asistir, crear o abogar por el desarrollo profesional que aborde los sistemas y prácticas del cuidado culturalmente apropiado.
  • Apoyar las conversaciones continuas con las familias y los cuidadores sobre la cultura y el desarrollo de bebés y niños pequeños.
  • Emplear un proceso de revisión intencional para fortalecer continuamente las prácticas de cuidado culturalmente apropiado en todo el centro o el programa de cuidado infantil familiar.

Referencias

Centro para el Niño en Desarrollo (s.f.). Serve and return. https://developingchild.harvard.edu/science/key-concepts/serve-and-return/

Centro para el Niño en Desarrollo. 2012). Executive function: Skills for life and learning [síntesis]. https://developingchild.harvard.edu/resources/inbrief-executive-function/

Derman-Sparks, L. (2013). Developing culturally responsive caregiving practices: Acknowledge, ask, adapt. In E. A. Virmani & P. L. Mangione (Eds.), Infant/toddler caregiving: A guide to culturally sensitive care (2.ª ed., pp. 68–94). Departamento de Educación de California.

Gilford, S., Lally, J. R., Butterfield, G., Mangione, P. L., & Signer, S. M. (1993). Essential connections: Ten keys to culturally sensitive child care. Departamento de Educación de California.

Howes, C., & Spieker, S. (2008). Attachment relationships in the context of multiple caregivers. In J. Cassidy & P. Shaver (Eds.), Handbook of attachment: Theory, research, and clinical application (2nd ed., pp. 317–332). Guilford Press.

Lally, J. R., & Mangione, P. L. (n.d.). About the Program for Infant/Toddler Care. WestEd;Departamento de Educación de California. Tomado el 10 de junio de 2020 de https://www.pitc.org/about

Lally, J. R. (1995). The impact of child care policies and practices on infant/toddler identity formation. Young Children, 51(1), 58–67.

Estudio sobre el Cuidado Infantil Temprano y el Desarrollo Juvenil del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano.(2005). Childcare and child development: Results from the NICHD study of early childcare and youth development. Guilford Press.

Consejo Nacional de Investigaciones.(2000). From neurons to neighborhoods: The science of early childhood development. The National Academies Press. https://doi.org/10.17226/9824

Raikes, H., & Edwards, C. (2009). Extending the dance in infant and toddler caregiving. Paul H. Brookes Publishing Company, Inc.

Ray, A. (2015). Culture as the lens through which children learn best: Implications for policies to improve teaching [Workshop]. Conferencia de la Iniciativa BUILD y del Centro para el Fortalecimiento de los Resultados del Aprendizaje Temprano. Mesa Redonda sobre la Política Estatal para Mejorar la Política de Enseñanza y Aprendizaje de Niños, Chicago, IL, Estados Unidos.

Virmani, E. A., & Mangione, P. L. (Eds.). (2013). Infant/toddler caregiving: A guide to culturally sensitive care (2.ª ed.). Departamento de Educación de California.